Reglas de etiqueta en el gimnasio

En: Tips y consejos En: Comentario: 0

Si leíste nuestro post en el que te recomendamos empezar a entrenar en otoño para lograr el cuerpo perfecto para el verano, es probable que ya te hayas apuntado a un gimnasio comenzar con el plan de estar en forma para el veranito. Por eso debes saber que el gimnasio, como cualquier otro lugar y espacio, tiene su propia cultura, lo que incluye sus propias reglas de etiqueta. Estas reglas son algo con lo que tanto los nuevos miembros como los más antiguos deberían familiarizarse para tratar a los equipos y a tus compañeros con respeto y hacer que todos tengan una buena experiencia.

  • Ordena cuando termines. Deja las pesas en su lugar y limpia la máquina que hayas usado cuando termines de usarla.
  • Usa las máquinas de manera apropiada. No hagas bíceps en una power rack para sentadillas, ni tires los pesos por todos lados. Si no sabes cómo usar una máquina, pregunta a un empleado.
  • No te quedes esperando cerca de una persona que está usando una máquina que tu quieres usar. Tampoco acapares una máquina demasiado tiempo. Si la máquina está libre, haz tus ejercicios y déjala disponible para la persona que vendrá.
  • Si estás levantando pesas, no las sueltes a menos que sea estrictamente necesario (un calambre o una lesión muscular). Es peligroso, ruidoso, haces daño al piso y es algo completamente innecesario.
  • No uses el teléfono. No hagas ni recibas llamadas, esto distrae al resto de las personas. Tampoco des consejos a otros usuarios del gimnasio si no estás completamente seguro que están haciendo mal un ejercicio.

 

Más allá de estas pautas generales, siempre conviene que estés familiarizado con las reglas específicas de tu propio gimnasio. Si tienes dudas o no estás seguro de algo, consulta a un empleado del gimnasio o a tu entrenador antes de comenzar con tu rutina. Con estas reglas en mente, serás un compañero de gimnasio ejemplar.

Comentarios

Deje su comentario

Suscríbete
al Newsletter