Consigue el cuerpo perfecto para verano, empezando en otoño

En: Tips y consejos En: Comentario: 0

Seamos realistas, un cuerpo como el de Cristiano Ronaldo no se consigue en menos de tres meses. Por lo que si tu objetivo es ponerte cachas para el verano, no empieces a entrenar en primavera. Para lograr un cuerpo bien marcado y con músculos definidos no existen pociones mágicas, hay que entrenar mucho y sobre todo ser disciplinado.

Entonces, si quieres una tableta de chocolate y un culito respingón en el verano, lo mejor es empezar a trabajar tu cuerpo en otoño, con un proceso de dos pasos: el bulking y el secado.

biceps

Temporada otoño-primavera: Bulking

Para tener un cuerpo musculado, lo primero y principal es justamente tener músculos. El bulking es el proceso para aumentar el volumen de los músculos del cuerpo, o sea el aumento de la masa muscular.

Además de tu rutina de entrenamiento, en esta primera fase hay dos cosas importantísimas que debes cuidar: el descanso y la comida. Durante este proceso te conviene incrementar la ingesta de hidratos de carbono: pan, pastas, arroz y cereales para el desayuno. Estos alimentos, junto con las grasas te ayudarán a aumentar tu volumen. Pero cuidado, no te descontroles, debes aumentar de peso, pero siempre siendo consciente de que luego deberás bajarlos en la segunda etapa para definir y tonificar tu cuerpo como quieras.

En cuanto al entrenamiento, lo ideal es hacer ejercicios de hipertrofia muscular. Estos son ejercicios que implican a un grupo muscular por vez, con pocas repeticiones y cargas de medio peso o ligeramente alto. Un error común es machacarte en el gimnasio todos los días. Si no dejas que el músculo descanse, en lugar de crecer se consumirá. Aunque te resulte difícil creerlo, cuando más ganas masa muscular es cuando duermes, porque es el momento en el que el músculo se regenera.

 

Temporada primavera-verano: Secado

Ya has ganado masa muscular, y ahora viene la parte más difícil: tonificarla. Lo que tienes que hacer ahora es perder toda la grasa que cubre a esos nuevos músculos que has generado durante el bulking.

En esta etapa tienes que bajar la ingesta de calorías para eliminar grasas y líquidos. Reduce el consumo de hidratos de carbono y de grasas y aumenta el de proteínas. ¿Cómo se eliminan las grasas? Sudando mucho. Por eso ahora en tu rutina tendrás que incorporar ejercicios que pongan a funcionar tu metabolismo, globales y de alta intensidad. Lo mejor es que los ejercicios impliquen a todo el cuerpo y no a un solo grupo muscular y que el tiempo de recuperación sea más corto.

 

Por supuesto el resultado final siempre depende de ti, pero siguiendo este proceso de dos pasos te será más fácil conseguir el cuerpazo que quieres lucir el siguiente verano.

Comentarios

Deje su comentario

Suscríbete
al Newsletter