La leyenda del pez koi

En: Japón En: Comentario: 0

La carpa, también conocida por su nombre japonés pez koi, es una especie autóctona de China que se caracteriza por poseer atractivos y llamativos colores. Este pez es el símbolo de la perseverancia, la fuerza y la buena fortuna, y su historia está rodeada de misticismo y mitología.

Cuenta la leyenda que, en un pasado muy lejano, el Río Azul que fluía desde el cielo, y el Río Dorado que fluía desde la tierra (el Rio Amarillo de China), estaban separados por el Portal del Dragón. El Río Dorado, llamado así por el color de sus aguas, era el último lugar en el que los habitantes del mar podían nadar libremente, ya que los dioses habían destruido su hogar creyéndose los dueños de todo aquello que se les antojara.

De todos los habitantes del río dorado, los peces koi eran los que más se destacaban, porque sus colores brillaban al sol como si fuesen estrellas. Una escuela de koi dorados se dispuso a nadar río arriba, dispuestos a atravesar la entrada al Río Azul custodiada por el Portal del Dragón. Para llegar a la entrada había que nadar contracorriente río arriba y subir una inmensa cascada. El pez que lo lograse, como recompensa obtendría unas alas doradas para volar.

Ganando fuerza mientras luchaban contra la corriente, la escuela relucía al nadar todos juntos a través del río. Pero cuando llegaron a la cascada al final del río, muchos de los koi se dieron por vencidos y dejaron que el flujo del río los arrastrara nuevamente al punto de origen.

Unos pocos koi se negaron a rendirse. Dando saltos desde las profundidades del río, intentaron en vano llegar a la cima de la cascada. El ruido del chapoteo llamó la atención de los demonios locales, que enfadados porque unos peces los desafiaban, se burlaron de sus esfuerzos y aumentaron las trampas en la cascada de la maldad.

Después de cien años de perseverancia, sólo un koi logro llegar a la cima de la cascada. Los dioses reconocieron al koi por su perseverancia y determinación y lo convirtieron en un dragón dorado, la imagen del poder y la fuerza.

Gracias a esta leyenda, los peces koi se asocian con imágenes positivas. Por su lucha constante contra la corriente, se les conoce como símbolos de fuerza y perseverancia, y porque sólo uno llegó a la cima de la cascada, también se los conoce como símbolos de un destino cumplido.

Comentarios

Deje su comentario

Suscríbete
al Newsletter