¿Halloween o el Día de los Muertos?

En: Actualidad En: Comentario: 0

Halloween y el Día de los Muertos son dos celebraciones muy distintas y con orígenes muy diferentes. Sólo que, al celebrarse con apenas un día de diferencia, mucha gente las confunde y tiene conceptos erróneos sobre estas dos festividades. La principal diferencia radica en el origen, pero también se diferencian en sus costumbres y en los símbolos que las caracterizan.

 

La noche de Halloween

También conocida como “La noche de las Brujas”, Halloween es una celebración pagana, resultado de una mezcla del cristianismo con una festividad celta del Samhain, que marcaba el fin de la temporada de cosecha y el comienzo del invierno. Los celtas creían que la noche del 31 de octubre, la línea que separaba el mundo de los vivos y el de los muertos podía romperse y las almas de los muertos podían pasar a este mundo para asustar a los vivos.

La palabra Halloween es una contracción del escocés All Hallows’ Eve, que significa la Víspera de Todos los Muertos. Por eso suelen adornar sus casas con motivos lúgubres y fantasmales, y usar disfraces terroríficos para protegerse del mal y ahuyentar a los espíritus. Pero también se colocaba algún objeto como obsequio, para que se retirasen pacíficamente. De esto deriva la tradición de "truco o treta", en la que los niños recorren el barrio pidiendo dulces a cambio de no realizar una travesura a los dueños de la casa.

El Día de los Muertos

El Día de los Muertos es una celebración que resulta del sincretismo del cristianismo con la cultura azteca. Durante el periodo de la colonización, la celebración se movió a principios de noviembre, para que se celebrase un día después del Día de Todos los Santos, es decir, el 2 de noviembre.

A diferencia de Halloween, este es un día de celebración, en el que las almas de los muertos son bienvenidas con ofrendas que la gente deja en los altares construidos en sus casas. Es un día en el que se rinde tributo a los seres queridos que ya no están.

En lugar de decorar los hogares con motivos tétricos, se arman altares decorados con papel picado de colores, flores, velas, y la comida favorita del difunto, para guiar su alma nuevamente al mundo de los vivos y con la intención de que sus espíritus vuelvan cada año. Es una fecha de celebración y reunión.

Aunque ambas celebraciones giran en torno a la muerte y al retorno de los espíritus las dos son muy diferentes, unos intentan ahuyentarlos y otros los reciben con afecto. Hoy en día, gracias a la influencia hispanoamericana en la cultura anglosajona, estas dos celebraciones están bastante mezcladas y Halloween ya no tiene esa carga tan oscura, sino que se ha convertido en una fiesta para celebrar con amigos.

Comentarios

Deje su comentario

Suscríbete
al Newsletter